27.3.08

Una dulce danza

"Los primeros movimientos se inician al tercer mes y la sensación que debes tener es como un burbujeo de tripas o aleteo de mariposa. En esta fase es bastante difícil diferenciarlo del movimiento del intestino normal. Más adelante, entre el cuarto y quinto mes comienzas a notar las primeras patadas y “puñetazos”. Los notarás con más claridad (aunque se tienen durante todo el día) cuando estés tranquila, habitualmente por la noche." -enfemenino.com-

"Entre el cuarto y el quinto mes, notas que algo se mueve en tu interior, es el mágico momento en que por primera vez percibes a tu hijo moviéndose en tu tripa. Para reconocer que se trata de él, debes fijarte en que los movimientos no sean rítmicos, los notarás de forma muy leve al principio, pero a medida que pasen las semanas serán más enérgicos.
Es normal percibir sus movimientos cuando estás relajada y con más intensidad cuando vayas a dormir. También es habitual que se mueva más por la tarde y cuando has comido.
¿Quieres un truco para sentirlo?, toma algo dulce, ya que el aporte de glucosa estimulará sus movimientos. Esto me lo dijo mi comadrona, y aunque no abusé de ello, surtió efecto. [...] Recuerda que las influencias externas también estimulan los movimientos del bebé, por ejemplo, hablarle, cantarle o acariciarte el vientre. Si te corresponde con movimientos, puede ser un acto reflejo o quizá está respondiendo a tu estimulo." -bebesymas.com-


Ese primer momento milagroso sucedió anoche. Llevaba días pensando en este tema pero sabía que debía tomármelo con paciencia. Estaba en la cama, acostada, con la luz apagada y comencé a acariciarme el vientre mientras le cantaba susurrando. De pronto note un ligero "pum" dentro de mí y me quedé parada. Pensé que sería otra cosa así que seguí con la canción, pero de pronto... "pum pum". ¡No lo podía creer! ¡Mi bebé! Ahora no cabía ninguna duda, tuve la certeza. Una lágrima cayó mientras susurraba con más emoción que nunca y me acariciaba con las dos manos. Sabía que él me estaba respondiendo. Una imagen mágica, el primero de muchos momentos: yo cantándole mientras él danzaba para mí o, mejor dicho, conmigo.

3 comentarios:

Mariana dijo...

Hola guapa!!! eres la Khadija de Idris??? Qué emoción!!! No sabía que estabais esperando. Muchas felicidades y ánimo, bienvenida al club. Espero que nos veamos pronto o por lo menos podamos estar en contacto por teléfono o mail. Muchos besos, Najmah

Abrenoite dijo...

Pues yo ayer estaba tocando el piano y creo que noté un golpe... me parece que no le estaba gustando mucho cómo tocaba y me pedía que me callara... ¡y no me extraña, porque me estaba saliendo fatal! Jajajajaja... Luego el perro del vecino se puso a aullar también, así que dejé el piano y el perro se calló y ya no sentí más golpes. ¡Desde luego, me voy a dedicar a tocar la zambomba a ver si se me da mejor, porque menudo complot! :-D Besitos reina.

Anónimo dijo...

Yo notaba los movimientos de Vera sobre todo cuando comía naranjas, se volvía loquita ;D.
Jaritasm