8.11.08

Productos naturales

Mi madre tiene una tienda de productos naturales en Elche y ahora vamos a probar con cosas de crianza natural (pañales, portabebés, ropita, cremas, etc.).
Podéis echarle un vistazo, de momento no hay mucha cosa pero espero ir añadiendo poco a poco.

www.datura.jimdo.com (el título también enlaza con la página)

La mamá del ángel

* Algo precioso que me llegó por medio de mi prima. Tener a mano clinex.

"Cuentan las crónicas celestiales que un niño que aún estaba por nacer le dijo un día a Dios:
- Me han dicho que me vas a enviar muy pronto a la Tierra pero... ¿cómo viviré tan pequeño e indefenso como soy?


- Entre muchos ángeles escogí uno para ti que te estará esperando. Él te cuidará.

- Pero, dime, aquí en el Cielo no hago más que cantar y sonreír. ¿Eso basta para ser feliz?

- Tu ángel te cantará y sonreirá todos los días, y tu sentirás mucho amor y serás feliz.


- Y... ¿cómo voy a entender lo que la gente me diga si no conozco el extraño idioma que hablan los hombres?

- Tu ángel te dirá las palabras más dulces, más tiernas que podrás escuchar y, con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar.

- Y... ¿qué haré cuando quiera hablar Contigo?

- Tu ángel te juntará las manitas y te enseñará a rezar.

- He oído que en la Tierra hay personas malas... ¿quién me defenderá?

- Tu ángel te defenderá e, incluso, a costa de su vida.

- Pero estaré siempre triste porque no te volveré a ver, Señor.

- Tu ángel te hablará siempre de mí y te enseñará el camino para que regreses a Mi presencia, aunque yo siempre estaré en el Cielo.


Y ya se oían voces terrestres. Entonces el niño dijo suavemente:
- Dios mio, si me voy dime su nombre... ¿cómo se llama mi ángel?

- Su nombre no importa, tu le dirás... mamá"


29.10.08

Gritando por dentro

No sé si hace un mes las cosas eran algo más sencillas o yo más paciente. Lo único que veo claro es que estoy agotada.
Cuando mi bebe se despierta a las 6.30 de la mañana (después de una noche movidita) llorando, salimos al salón y le doy pecho... come, llora, duerme, se retuerce, duerme, llora, come, se queja, observa, llora, come, duerme, se relaja, se inquieta... Y pasando las horas así, sola y cansada mientras los demás duermen plácidamente, no puedo evitar gritar por dentro: ¡¡UN POCO DE AYUDA!!

28.9.08

Un vistazo atrás

Con toda la oleada de emociones, cambios y aventuras que han comenzado para mi, me ha entrado una "nostalgia positiva" que me lleva a recordar como comenzó todo esto.
Yo, una chica soltera, joven y de lo más normal, con una vida universitaria y común, de pronto me vi profundamente enamorada de un hombre y de una forma de vivir. Un año y medio después, este amor se hace inmenso con la llegada del primer fruto de mi felicidad: Ahmed Nur, la lucecita de mi vida.

Ahora, cuando de madrugada me hayo en la penumbra, dando pecho a mi bebé, miro a mi lado y me siento llena de felicidad por tener a mis dos principies. Ellos son los hombres de mi vida.


video

23.9.08

Cómo nació Ahmed Nur (miércoles, 20 de Agosto del 2008)

A mitad de agosto me fui unos días a Elche a pasarlos con mi familia en una casita que tienen en una urbanización. Allí, fuera de la ciudad, se suele estar más fresco y tranquilo y pensé que me vendría bien.Llegué el viernes 15 por la noche y pensaba irme el siguiente miércoles, pero al final el lunes decidí comprar mi billete de vuelta para el martes porque tenía ganas de volver.Había tenido alguna contracción muy poco molesta esos días pero nada extraño. Yo me sentía más nerviosa pero suelo estarlo cuando viajo sin mi marido y las molestias que me iban surgiendo las achacaba a que ya estaba en el 8º mes y era normal.Al final, en el tren de vuelta a Barcelona que quería coger, solo quedaba un asiento: el mío. Y me marché a casa. Los preparativos con mi familia para cuando, supuestamente, volviéramos unas semanas después seguían en pie sin que nadie sospecháramos nada de lo que iba a suceder. El viaje en tren fue tranquilo y bien (mejor que el de ida) y al llegar mi marido estaba desecho en mimos conmigo. En casa ya estaba más tranquila. Esa noche la pasé un poco rara, ya que tuve como 4 contracciones más molestas pero no fui consciente hasta que me desperté y las seguía teniendo muy de vez en cuando. Todo me sonaba así que empecé a mirar en libros y revistas y le dije a mi marido “creo que esto puede ser para tirar el tapón mucoso”. En todos los sitios decía que era algo gelatinoso y rosado con tiñas rojas y yo esperaba ver eso, pero lo único que vi fue flujo marrón oscuro. Pensé “en horas o días lo tiraré”. Visto que la cosa podía empezar y que, según libros y revistas, a las primerizas les puede pasar semanas antes del parto, le dije a mi marido que si tiraba el tapón podía ponerme de parto en cualquier momento y que estaría más tranquila estando en Elche ya, cerca de Acuario. Así que empecé a pensar en irnos un par de días más tarde y comencé a preparar cosas (puse una lavadora con ropita del bebé, mantitas, sabanitas y un bolso). La mañana pasó y, como se acercaba el mediodía, me puse a hacer la comida. Entre tanto algún mimo con mi marido pero cada uno llevaba su marcha. Yo seguía teniendo contracciones cada mucho y estaba atenta al flujo pero nada rosado ni rojizo aparecía. Después de comer me tumbé en el sofá como de costumbre y me puse a ver la tele. Las contracciones no paraban, es mas, cada vez me molestaban un poco más pero no me planteé nada raro. Sobre las 7 y media de la tarde, me puse una peli de video para ver si podía relajarme y olvidarme de las molestias (El Príncipe de Egipto, una peli que me da fuerza y seguridad y me ayuda siempre a conectar conmigo misma) pero no tuvo mucho éxito. Las contracciones empezaban a doler un poco y no podía estar sentada sin más viendo la tele, así que a las 8 me fijé en el relojito que había en la pantalla de la tele y me di cuenta que las contracciones venían cada 5 minutos justos. Mirándolo desde fuera pienso “¿cómo es que no le dije nada a mi marido para hacer algo?” pero es como si, a partir de ese momento, alguien desconectara la parte racional de mi cabeza y me metiera en un planeta paralelo en el que solo existíamos las contracciones y yo. Dejé la peli puesta y primero me fui a la habitación de mi bebé. Me puse a cuatro patas en la moqueta y después de rodillas. Allí pasé un par de contracciones pero después me fui a mi habitación y me tumbé en mi cama. Desde ese momento, no la dejé. Fui pasando el dolor de las contracciones de rodillas en la cama, moviendo la cadera y, entre ellas, acostada de lado intentando descansar un poco. En un rato, mi marido vino a buscarme y, al verme así, no se lo que pensó pero le pedí que se quedara y me masajeara la parte baja de la espalda mientras estaba acostada. Pronto me quede sola y las contracciones eran cada vez más dolorosas. Entre ellas ya no había tanto tiempo y apenas podía relajarme o echarme en la cama.Mi marido desapareció y, aunque en ese momento ni me paré a pensar en ello, recuerdo que estaba hablando por teléfono con gente porque se dio cuenta de que esto iba a más. Yo rezaba con cada contracción, pedía en alto que me ayudaran con el dolor, incluso mordía las sábanas. A veces me ayudaba mucho respirar rápido por la boca como he leído en manuales pero a veces solo podía gritar cosas como “que paren ya, por favor” o “no puedo más”. Pero sabes que sí que puedes, te sale la fuerza de donde no sabes y todo sigue su marcha. Allí estaba yo, a oscuras, mientras el sol se ponía, a cuatro patas en la cama con el balcón abierto y gritando con una voz que me salía de lo más profundo de mí. Sigo sin entender como no pensé en ningún momento que estaba de parto y que no había nadie para atenderme pero lo cierto es que fue así. Sencillamente me sentía como una mamífera más, escondida entre arbustos, sin querer ser vista y dando a luz a su hijo. Mi marido entraba y salía nervioso, intentando hacer algo para ayudarme. Llamó a varias comadronas que asistían en casa pero no le cogieron el teléfono o, simplemente, le dijeron que no. En un momento me dijo que teníamos que irnos al hospital y me dio ropa, pero yo le dije que esperara que en ese momento no podía moverme, que confiara en mí (solo pensar en bajar de la cama me asustaba). Las contracciones eran prácticamente seguidas y no podría ni dar un paso.Viendo mi estado decidió llamar a una ambulancia para que vinieran a casa y llevarme al hospital y eso debió ser sobre las 10 de la noche. Mis contracciones habían bajado la intensidad y tenía un poco de tiempo entre ellas, entonces supe que tocaba empujar.Me apoyé en la madera que hay en el cabezal de la cama con las manos y me puse de rodillas. Me quedé totalmente desnuda y, con cada contracción, empujaba un poco con cuidado. Notaba como el bebé iba bajando y yo estaba abierta. Iba metiendo mis dedos para ver si tenía que romperme la bolsa (porque aún hoy no sé en qué momento rompí aguas) y le decía “venga bebé, un poco más que esto ya acaba”. En ese momento entró mi marido y me dijo que una ambulancia venía de camino a lo que yo le contesté que pusiera toallas bajo de mi y que se quedara, porque su hijo iba a nacer. Yo ya tocaba su pelito y notaba como me quemaba toda la zona. Esa tirantez ardía, pero aun así esperaba a tener una contracción para empujar.Finalmente, con un pequeño grito, salió la cabeza y oí como mi marido muy emocionado me seguía dando ánimos diciéndome que mi bebé ya estaba aquí. Poco después y sin casi esfuerzo calló el cuerpecito y mi marido lo recogió en sus manos.”Es un niño” me dijo y enseguida le saludó completamente enamorado “Salam aleicum Ahmed Nur”. Aún recuerdo el tono de su voz y lo emocionado que estaba. Se acababa de enamorar de su bebé y lo había recogido con sus propias manos para darle la bienvenida a este mundo. Yo me senté en la cama como pude, totalmente en shock y él me tendió al chiquitín diciéndome “toma, aquí tienes a tu hijo”. Lo apoyé en mi pecho y mi marido se quedó a mi lado. Abrazados los 3, disfrutamos de 5 minutos de intimidad mientras Idris le cantaba la bienvenida y yo seguía unida al bebé por el cordón. Justo después llegaron las enfermeras para llevarme urgente al hospital, aunque se quedaron súper sorprendidas cuando, al abrir la puerta, Idris les dijo que acababa de nacer. Allí tuvimos que esperar otra ambulancia y bueno… podría decir que, en cierto modo, empezó un poco nuestra pesadilla: médicos, salas frías, separaciones, pruebas y más pruebas,… un hospital. Pero, gracias a Dios, mi hijo tuvo el nacimiento que durante todo el embarazo quise para él. No se cogió al pecho en cuanto nació pero no se si porque no pudo, no quiso o porque yo no supe. Lo cierto es que yo estaba exhausta por todo lo que acababa de pasar. En cuestión de pocas horas había tenido a mi hijo, casi un mes antes de lo que me habían dicho todas las comadronas. Había ocurrido ya y había pasado en casa, sin nadie más que mi marido y mi confianza en Dios y en mi cuerpo. Aun hoy, cuando pienso en ese día, siento que estaba fuera de mí. Me había imaginado un parto más idílico y, para no mentir, menos duro pero lo cierto es que, ahora que ha pasado todo, empiezo a ver que fue precioso y estoy muy feliz de cómo fue. Me siento muy orgullosa de mi bebe por lo fuerte y decidido que es; de mi marido por todo lo que participo, el amor que me demostró, la confianza y lo unidos que estuvimos en cada momento; y también de mi misma, de lo fuerte y valiente que fui. Nunca me hubiera imaginado mi parto de ese modo pero, a decir verdad, durante todo el embarazo dije que quería un parto “en sepia” y hoy, al recordarlo, siento que lo tuve.

Cuando menos lo esperas...

Quién me iba a decir a mi después de escribir esa entrada, que 10 días más tarde mi príncipe decidiría venir al mundo.
Así fue y ya hace un mes. Por eso estoy desaparecida. Así que a todas las que me habéis dicho cositas o habéis contactado conmigo por mail, muchas gracias y siento no haberos contestado.
En cuanto retome un poco la rutina, os iré contestando.

Os dejo el relato de su nacimiento y así compartir con todos un trocito de ese momento tan sagrado.

10.8.08

Ya es agosto

Ya es agosto. Pocas semanas y, a la vez, muchos días. Todo se va poniendo más claro y más borroso. Cada pequeña cosita cuenta. Deseo que todo suceda ya y deseo que queden semanas. Mucha ilusión con infinidad de pequeñas molestias que van punzándome poco a poco. Quejas y risas. Nervios y calma. Cuantas contradicciones, ¿verdad?

Así estoy. Rígida y flexible. Temerosa y valiente. Segura y dudosa.

Un gran momento de nuestras vidas esta a punto de suceder. Ya siento como una cuenta atrás en la que yo no tengo nada que decir. Todo sucede solo, a su tiempo, como quiere. Yo no opino ni decido. Solo tengo una opción: la de vivirlo de la mejor manera posible, de la más especial y única. Y así espero que sea. Dios lo quiera.

Todo en mi cuerpo va preparándose, lo noto desde hace días. Él también lo nota, a veces se incomoda o se pone nervioso y yo solo puedo acariciarlo desde aquí fuera y, de una manera serena, tranquilizarle diciendo y haciéndole sentir que mamá está aquí. Esperándole, viviendo con él cada minuto, cada cambio, cada gramo de más. Mamá está aquí y mamá estará cuando decida venir al mundo. Apoyándole, ayudándole en el trayecto. Sí, mamá está y estará aquí. Dios así lo quiera.

Esta gran aventura va viendo su fin y mostrando rendijas de lo que será la siguiente.
Sí, ya estamos en agosto.

12.7.08

El rinconcito de mi bebé

Después de tantos meses esperando, por fin tengo la habitación de mi solecito montada.
Gracias a mi marido y a mi padre hemos podido crear un mundo paralelo para nuestro bebé que recordará siempre. Una ventana hacia el mar y la montaña, hacia el amanecer y también con compañía de la luna y las estrellas. Un lugar mágico donde cada cuento tome una dimensión diferente.

Ahora solo queda colgar un pequeño mueble-estante en la pared y una lámpara de nube preciosa. Lo demás, la decoración, voy poco a poco según encuentro lo ideal para este lugar tan especial.






Gracias Avi Fatih por tu inspiración, tu tiempo, tu dedicación, tu esfuerzo y todo el amor y baraka que has dejado en este rinconcito.










Gracias Papi Idris por tu dedicación, tu tiempo, tu esfuerzo, tu ayuda y tu ilusión.

Gracias a los dos por haber creado un lugar mágico para este bebé. InshAllah Allah os pague multiplicado por mil.





video

30 Semanitas

Esta aventura hace poco que empezó y ya va viendose el final. La verdad es que tengo muchísimas ganas de ver la carita de mi bebe, oler su piel, acariciar sus manitas, ... ¡Y cada semana más!

Bueno, aquí os pongo algunas cositas de la semana 30, aunque acabo de entrar en la 31.


30 semanas de embarazo.

Tu bebé mide un poco más de 39 centímetros y ahora pesa aproximadamente 1.4 kilos. Está flotando en casi medio litro de líquido amniótico, pero ese volumen disminuirá a medida que crezca y ocupe todo el útero. Ahora puede distinguir entre la luz y la oscuridad, ¡e incluso puede seguir con sus ojos una luz que se mueve! Cuando nazca, mantendrá los ojos cerrados la mayor parte del tiempo, pero cuando los abra, responderán a los cambios de luz. Sin embargo, sólo podrá ver las cosas que tenga a unos centímetros de su rostro. Pero no te preocupes, porque cuando lo tengas en brazos, ¡a ti te verá perfectamente!


Asombroso pero cierto
Las mujeres embarazadas olvidan las cosas un 15 por ciento más que las mujeres no embarazadas. Después del parto la memoria regresa.


Tu cuerpo esta semana
Cómo sobrellevar la torpeza y los cambios de humor

Puede que te sientas un poco cansada estos días, especialmente si tienes problemas para dormir. Quizás también te sientas torpe, lo que es perfectamente normal. No solamente tienes ahora mucho más peso, sino que ese peso extra está afectando tu capacidad de mantener el equilibrio, y por si fuera poco, tus articulaciones están más flojas debido a las hormonas del embarazo. ¿Recuerdas esos cambios de humor que tuviste al principio del embarazo? Ahora la combinación de las molestias de este trimestre con los cambios hormonales te puede hacer sentir de nuevo los altibajos emocionales de los primeros meses. Además, es posible que ahora tengas más preocupaciones sobre cómo será el parto, que cada vez está más cerca, y sobre si serás una buena madre o no. Aunque todo esto es normal, si sientes que cada vez estás más triste o irritable, habla con tu ginecólogo.


Ejercicios de flexibilidad y fuerza

• Yoga: Los ejercicios de yoga pueden ayudarte a fortalecer los músculos y mantenerte flexible, con la ventaja de que no ejercen nada o casi nada de impacto sobre las articulaciones. Sin embargo, si quieres trabajar también el corazón, tendrás que agregarle dos o tres días de caminatas o natación a tu programa semanal de ejercicios de yoga. • Estiramiento: El estiramiento es fantástico para mantener la elasticidad, relajar los músculos y prevenir lesiones. Tu rutina de ejercicios quedará completa si terminas tu actividad cardiovascular con algunos ejercicios de estiramiento.

23.6.08

Portabebés

Hoy la cosa va de regalos.

Hace semanas que miro entre las páginas de Internet y los foros portabebés de tela para llevar a nuestro bebé. He mirado y remirado, comparado precios, modelos, gastos de envio, telas, ... ¿Conclusión? Quiero un fular.


Dada mi ilusión y mi confianza en que sería una muy buena compra, mi maridín (que ya os podéis imaginar por otras entradas que es un solete) me animó a que eligiera modelo y, antes del nacimiento del bebé, comprara uno. Ya había elegido vendedora y me faltaba decidir modelo cuando pensé que un pouch también iría bien. Pero claro, no podíamos comprar dos así que decidí seguir con mi decisión y apostar por el fular.


Finalmente, en unos días recibiré mi tan ansiado fular... y no solo eso, ¡¡también un pouch!! Si si, al final tendremos uno de cada. Todo gracias a los papás de Idris (que son dos soles, como él) y nos los han regalado. Desde aquí les mando muchos besos y mil gracias con una sonrisa de oreja a oreja, porque me hace mucha ilusión su regalo.




















Ya de paso aprovecho para dejaros un link que puede que a muchas de vosotras os guste y os parezca interesante: http://redcanguro.wordpress.com/

5.6.08

El tacto y yo

Es bien sabido que a las embarazadas nos entran un montón de manías que, después, desaparecen. Yo de por sí soy un poco maniática, así que no me he librado.
Depende de la etapa del embarazo son unas cosas las que te molestan, irritan o desagradan y, puede que unos meses más tarde, esas mismas te produzcan una sensación totalmente diferente.

Desde el principio, los sentidos se te agudizan (aunque algunos más que otros). Tu olfato es mayor y desde el sofá eres capaz de oler si han abierto la nevera, si la vecina cocina hoy cocido o si tu marido ha encendido una cerilla en la habitación. Y no, no son superpoderes.
Yo no aguantaba el incienso en el primer trimestre y tenía que tener la cocina super ventilada 24 horas para que no oliera a comida.


Al entrar en el segundo trimestre, todo se apaciguó un poco y ya no solo eran los olores fuertes y desagradables los que más percibía sino que empecé a disfrutar (de nuevo) del incienso y los perfumes. Me encantaban y sentía que tenía que tener un olor agradable cerca para sentirme bien.

Ahora, empezando mi 6º mes y acabando mi segundo trimestre, he descubierto una nueva dimensión: la unión del tacto y el olfato. Y es que necesito sentir las manos suaves y que huelan bien todo el día. Claro está, me paso el día lavándomelas y haciendo espuma con el jabón. ¡¡Y no veáis lo que disfruto!! También llevo crema en el bolso, pero no es la misma sensación.
Pero lo mejor de todo, es que necesito tocar algo rugoso con la yema de los dedos varias veces al día y sentir ese cosquilleo que después me deja una agradable sensación suave en los dedos. ¡Dios mio, es casi necesidad! (aunque mi marido se ría de mí). Incluso escribiendo esto he tenido que parar para pasar la mano por un trozo de tela del sofá durante unos minutos... Y es que no podría describiros el placer que me da, es casi adictivo.
Supongo que tiene mucho que ver con otra de las cosas que voy experimentando: la regresión a mi niñez.
Cuando era pequeña y llegaba del colegio, al entrar en el portal, pasaba la mano por la pared (de gotelé) hasta llegar al ascensor y, cuando entraba, pasaba la yema de los dedos por la pared lisa, y ese cambio me dejaba una sensación especial en los dedos. A esto se le sumaba el olor característico del portal.

Ahora es eso lo que necesito sentir de nuevo. Cuando entramos al portal de casa y noto el olor característico de aquí, automáticamente me apetece tocar la pared y repetir lo que hacia de niña, ¡así que tengo que hacerlo!

En fin, ya veis las manías de embarazada por donde me han pillado a mi... por el recuerdo de una sensación suave y agradable en las yemas de los dedos.

31.5.08

El Milagro que vive en mi barriguita

A veces da la sensación de que no pero los meses van pasando rápido y cada vez queda menos para la llegada de nuestro querido bebé. La barriga parece crecer un poco cada día y cada vez esta luciernaguita se mueve más.

Es algo precioso descubrir que hay una conexión innata con tu bebé, que ya pareces entenderle aún sin verlo. Es chiquitín y está aquí dentro pero no tiene ningún reparo en hacerme saber (a veces con demasiada intensidad) lo que le gusta y lo que no. Por ejemplo, cuando apoyo ligeramente mi barriga en algún sitio y le "robo" espacio, se dedica a darme golpes hasta que le libero; o cuando me muevo de forma que le gusta o le relaja que, al contrario que en el otro ejemplo, se dedica a "darme la lata" cuando paro hasta que sigo o vuelvo a moverme de esa manera. ¡Que curioso verdad! Tan pequeños y ya tan inteligentes, vaya. Incluso a veces hablo con alguien y parece que me responda él.. jajaja.. a veces es que no puedo evitar hasta contestarle. Como hoy, que llega su padre de trabajar y le pregunto: "estás cansado, ¿verdad?" y empieza a moverse el renacuajo hasta que le digo "ya se que tu no". Y es que ya entiendo cuando son respuestas a estimulos externos o, sencillamente, está a su aire.

Por otro lado, cada vez me siento más orgullosa de mi barriguita aunque no del hecho de que cuanto más crece, más me cuesta andar normal.. jajajajaja... Pero lo cierto es que estoy, estamos, encantados de este precioso regalo de la Vida. Ver como va cambiando tu cuerpo, como la llegada de este nuevo Ser te va trasformando desde lo más externo hasta lo más interno de ti y, así, a muchas cosas de tu alrededor. Aún no ha nacido y su energía limpia, pura y tierna va impregnando poco a poco la casa y nuestras vidas. Ya hasta me cuesta pensar en otras cosas que no tengan que ver con él o, por supuesto, es imposible para mi hacer planes sin él.
Así que, de nuevo, doy las gracias. Las grito al viento con una sonrisa por esta maravillosa sensación de plenitud que tengo en mi pecho.


24.5.08

Cosas del peke

A nuestro bebito ya van regalándole cosas y, claro, mientras esperamos a tener su armario listo, vamos poniendo sus diminutas cosas en una estantería de nuestro armario. No he podido resistir la atentación de hacer algunas fotos para compartirlas, ya que es el lugar que más miro de toooda la casa..jajajaja!

























7.5.08

Días de viaje

Días en familia. Días de mirar hacia adentro y, también, hacia afuera. De cambiar perspectivas. Días de llorar y mucho reír. Días de aprender y, aunque me cueste reconocerlo, de poco valorar. Días de cambio. De helados, pipas y chocolate. Días de manos suaves que acarician mi vientre. De palabras dulces y muchos movimientos. Días de gritos y reuniones.
Días mágicos, al fin y al cabo. Como cada día de esta vida aunque pase sin darnos cuenta.


Desde aquí aplaudo a mi madre por su coraje. Por todo el amor que me da y por el que, aún sintiéndolo, no sabe darme. Por lo que ha hecho por mí y por lo que quiso hacer pero no pudo. Por lo que me apoyó, apoya y apoyará. Por ser madre y amiga. Por aguantar mis impertinencias de niña y de no tan niña. Por sonreír por un abrazo y emocionarse con la primera patadita de su nieto.

Así que solo puedo dar las gracias. A ella y a los que siempre han estado. A cada persona que se cruza en mi camino para enseñarme algo. A la Vida y a Dios.

17.4.08

Un domingo de primavera

"Muy bien queridas amigas, leyendo el titulo creeréis que voy a hablar de flores y pajaritos. Pero no, esto va de buñuelos de bacalao y pescaito frito. Porque, como ya sabéis todas, estoy embarazada y tengo muuucho hambre..." (Comentario que ha hecho mi marido imitándome al saber el titulo).

Poniéndonos un poco serias, voy a hablar sobre un domingo fabuloso de finales de Marzo.
El buen tiempo ya va llegando y, aunque a veces sigue haciendo frio, ya son los menos. La ropa de primavera va saliendo y los grandes abrigos, poco a poco, volviendo a su lugar de siempre hasta el próximo invierno.
Hace algunos domingos, en cuanto me desperté y vi el día tan bonito y soleado que hacía, le propuse a mi querido maridito ir a pasear por el paseo marítimo. Así que nos fuimos a que nos diera un poco el aire. Hacia mucho sol y una brisita playera que resfrecaba el ambiente. La zona estaba llena de familias y gente paseando.. ¡era día para eso! Nos hicimos fotos, hablamos mucho, bromeamos, paseamos cerca del mar, hasta que empezamos a oler las tapitas de los restaurantes de allí. Solo habíamos ido a pasear y volveríamos a comer a casa (eso creíamos) porque caímos en las redes de Las Terracitas Playeras.

Dispuestos a seguir disfrutando y a tomarnos el día para relajarnos, nos sentamos al sol y pedimos unas tapitas de antojo (tanto de él como mios). ¡¡Y que ricas estaban!!
Más fotos, más paseo, más risas,... Fue un domingo desestresante y que recuerdo con mucha vitalidad.

La brisa, la arena, el mar, las bravas (jajajajaja) y, por supuesto, nosotros tres. ¿Algo más que desear?

3.4.08

Hoy huele a pan

Es curioso como algo tan normal y sencillo, puede marcar la vida de algunas personas. Lo cierto es que si comenzáramos a darle valor a esas pequeñas cosas cotidianas, empezaríamos a ser conscientes de la riqueza en la que vivimos cada día.
A veces hace falta que alguien llegue a tu vida para hacerte descubrir cosas que, de otra manera, no conocerías.

Algunas disfrutan de la pintura; otras, de la cocina; otras, del canto. Yo disfruto escribiendo y mi marido haciendo pan.
A muchos no os sonará nuevo que os diga, por ejemplo, que el mundo de la cocina es inmenso e interesante, pero yo jamás me había asomado al pequeño universo del pan. Nunca creí que se pudriera disfrutar tanto comiendo un buen pan o aprendiendo a hacerlo. O ni siquiera pensaba que la miga de una chapata y la corteza de una hogaza, guardaran secretos distintos. El pan siempre había sido para mí pan y punto. Pero lo cierto es que no es así, y cada vez más gente lo está descubriendo.
El arte de hacer pan en casa (porque para mí se está convirtiendo en un arte rústico y antiguo) aporta mucho más que un buen pan en la mesa. Cada paso es parte de un sutil proceso interior. Si sientes el alma del pan, puedes llegar a sentir que forma parte de tu vida de una manera o de otra. La fuerza y la insistencia con la que amasas al principio, el cariño con el que separas la gran masa y formas cada pieza , la paciencia de verlos crecer poco a poco, el cuidado de la temperatura y humedad adecuada al preparar el horno y, finalmente, la impaciencia al hornearlos mientras por fuera se hacen fuertes y suaves por dentro.
Hacer pan es mucho más de lo que cualquiera entiende por hacer pan. Es algo que quema y da calor, que alegra y sorprende, que nutre el espíritu. No todos han tenido ni tienen la oportunidad de sentir esta magia. Lo cierto es que ni yo misma estoy metida en ella, es algo que voy sintiendo poco a poco y sin darme cuenta. Como estas últimas semanas cuando mi marido se fue de viaje. En casa siempre hay pan pero estas semanas se acabó y yo lo noté tanto...
Por esto, animo a aquellos que tengáis una pequeña inquietud o ilusión por este tema, porque una vez que empiezas es difícil que lo dejes.

Hoy, como cada jueves, mi marido hace pan y yo, como cada semana, disfruto del olor que hay en casa: hoy huele a pan.

Estas semanas

Semana 17

El bebé
Esta semana, el feto comienza a engordar un poco. Es una fase de rápido crecimiento: el feto puede alcanzar los 17 cm de longitud y pesar casi 140 gramos. Lleva algunas semanas practicando dos reflejos básicos: chupar y tragar. Cuando nazca el bebé, tendrá casi todos los reflejos del ser humano, los que le ayudarán a sobrevivir y aprender del mundo. Además ya tiene sus propias uñitas y realiza movimientos respiratorios completos.

El embarazo
Es hora de comprar algunas prendas que le vayan mejor. Sea cual sea su talla o su estilo, seguro que encontrará algo que le guste. Puede que llevar ropa de premamá sea su primer anuncio público de que está embarazada, así que disfrute de la atención que es seguro va a recibir.
Puedes observar que tus senos han cambiado de manera considerable desde el comienzo del embarazo. Más sangre fluye hacia ellos lo que aumenta su tamaño. Tu cintura comienza a desaparecer y puede que sientas la nariz un poco congestionada. Puedes sentir pequeños dolores abdominales, sobre todo en la zonas laterales al pubis. Son debidos a los ligamentos uterinos que se estiran para acompañar el crecimiento uterino y a la prolongación de los músculos abdominales.

Involucre a su pareja lo más posible a participar en el embarazo. Reconozca sus inquietudes y mantenga la comunicación abierta.





Semana 18

El bebé
Un ser único. Esta semana, el feto desarrolla una de las características que le darán una identidad propia e inconfundible: las huellas dactilares. Pesa unos 200 gramos y mide de 16 a 18 centímetros de arriba abajo. Ya le funcionan las cuerdas vocales y podría llorar. Sus ojos y orejas ya han alcanzado su ubicación definitiva. Y comience a practicar las canciones de cuna porque en las próximas semanas su bebé será capaz de escuchar, es posible que el bebé hasta se asuste de los sonidos fuertes. Sus huesos se están solidificando.

El embarazo
Puede que observe que todo el mundo se crea con derecho a darle consejos sobre el embarazo: cuánto ejercicio ha de hacer, qué debe comer, si debe trabajar o no... Bastará un sencillo: Gracias, lo tendré en cuenta.
No se sorprenda si a veces se siente mareada: su corazón trabaja un 40% ó 50% más que antes de quedarse embarazada. El descenso del nivel de azúcar en sangre también puede causar indisposición. Comer una pieza de fruta es una buena manera de mantenerse en pie y evitar el hambre.
Pequeños movimientos. ¿Son gases o pataditas? Muchas mujeres sienten los movimientos del feto por primera vez entre las semanas 16 y 20. Es probable que a lo largo de esta semana te empiece a costar adoptar una posición para dormir. Te recomendamos que pruebes usar almohadas debajo de las rodillas o entre las piernas cuando te acuestes de costado.


29.3.08

Una de fotos

Y, por fin, tal y como me habeis pedido, aquí pongo mis primeras fotos. Como os podreis imaginar, la de la izquierda es del 2º mes y, la de la derecha del 3º. Se nota poquito pero ahí va la cosa. Y ya me lo dicen mis niñas de CN que, entre que soy delgadita y primeriza... En fin, que yo disfruto de ella igualmente cada día.




27.3.08

Una dulce danza

"Los primeros movimientos se inician al tercer mes y la sensación que debes tener es como un burbujeo de tripas o aleteo de mariposa. En esta fase es bastante difícil diferenciarlo del movimiento del intestino normal. Más adelante, entre el cuarto y quinto mes comienzas a notar las primeras patadas y “puñetazos”. Los notarás con más claridad (aunque se tienen durante todo el día) cuando estés tranquila, habitualmente por la noche." -enfemenino.com-

"Entre el cuarto y el quinto mes, notas que algo se mueve en tu interior, es el mágico momento en que por primera vez percibes a tu hijo moviéndose en tu tripa. Para reconocer que se trata de él, debes fijarte en que los movimientos no sean rítmicos, los notarás de forma muy leve al principio, pero a medida que pasen las semanas serán más enérgicos.
Es normal percibir sus movimientos cuando estás relajada y con más intensidad cuando vayas a dormir. También es habitual que se mueva más por la tarde y cuando has comido.
¿Quieres un truco para sentirlo?, toma algo dulce, ya que el aporte de glucosa estimulará sus movimientos. Esto me lo dijo mi comadrona, y aunque no abusé de ello, surtió efecto. [...] Recuerda que las influencias externas también estimulan los movimientos del bebé, por ejemplo, hablarle, cantarle o acariciarte el vientre. Si te corresponde con movimientos, puede ser un acto reflejo o quizá está respondiendo a tu estimulo." -bebesymas.com-


Ese primer momento milagroso sucedió anoche. Llevaba días pensando en este tema pero sabía que debía tomármelo con paciencia. Estaba en la cama, acostada, con la luz apagada y comencé a acariciarme el vientre mientras le cantaba susurrando. De pronto note un ligero "pum" dentro de mí y me quedé parada. Pensé que sería otra cosa así que seguí con la canción, pero de pronto... "pum pum". ¡No lo podía creer! ¡Mi bebé! Ahora no cabía ninguna duda, tuve la certeza. Una lágrima cayó mientras susurraba con más emoción que nunca y me acariciaba con las dos manos. Sabía que él me estaba respondiendo. Una imagen mágica, el primero de muchos momentos: yo cantándole mientras él danzaba para mí o, mejor dicho, conmigo.

26.3.08

Respiras y yo

Sé que es una canción que muchas de vosotras ya conociais, pero yo no. Ahora sí gracias a un video de Krixtinika (gracias, guapa) y desde entonces no puedo dejar de escucharla. Lloro siempre pero me parece preciosa y no hago más que pasar la mano por mi barriguita mientras tanto.
Para las que no teneis el placer, aquí os dejo la letra y más abajo podreis escucharla. A muchas os hará recordar y a otras conectar con el milagro de vuestro vientre. Me encantaría saber que sentis.
Ahora cerrad los ojos y disfrutarla.


"Contracciones de amor van y vienen de ti, por dentro y por fuera de repente los latidos se aceleran. Empiezo a sentir que es algo especial, la bolsa parece papel celofán, se rompe a la vez que veo escapar el mar que en tu vientre me hacia flotar… No sé si será esta vez la última/única o la primera, solo sé que hay olor a primavera.

Me acerco a la luz, me alejo de ti, te cambio por eso que llaman vivir, me acerco a la luz tu abres la salida que me lleva a eso, a lo que llaman vida.

Una luz al final donde voy a pasar, hay ruido allí fuera, por momentos se te ensanchan las caderas. Respiras y yo respiro por ti, empujas no se si deseo salir. Me noto rodar despacio hasta el fin, más cerca, más ruido, más lejos de aquí. No sé si me voy de ti o eres tú quien me dejas. Tu nerviosa y frágil, yo desnuda y dando vueltas.

Me acerco a la luz…

Después de salir me dejan sobre ti, me hacen llorar, te veo sonreír. Y sé que esto es algo que nunca, nunca jamás, nunca jamás volveré a repetir.

Me acerco a la luz…"


http://es.youtube.com/watch?v=3eFUjr9zkfE
http://es.youtube.com/watch?v=hdMpBgonqXw&feature=related

24.3.08

Lo que de verdad importa

Estos días me están resultando algo difíciles. Lo cierto es que se nota la gran carga hormonal que hace de tus emociones un auténtico Dragon Khan. Hasta ahora estoy llevando un fabuloso embarazo (con sus molestias, por supuesto) pero muy bueno, al fin y al cabo. Y, aunque siempre he sido bastante consciente del gran apoyo que es mi marido, no es hasta ahora que me he dado cuenta de lo que es en realidad: mi gran pilar. Estoy pasando unos días sin él y mis emociones me la están jugando. No hago más que notar su ausencia y esto me hace estar verdaderamente susceptible. A veces tengo rayitos de positivismo que me hacen estar mejor, otros pienso en el bebé y en estar bien por él, pero lo cierto es que tanto él como yo sentimos el pequeño vacío. Me consuela recibir llamadas preciosas desde otro lado del mundo pero a la vez me hace llorar. He descubierto muchas cosas estos días al igual que él y todas ellas nuevas para mí. Quizá por eso ahora sienta un poco de miedo aunque en el fondo estoy llena de felicidad por estar formando esta pequeña familia.

22.3.08

Mueblitos de bebé



El caso es que, como ya sabeis, ando dándole vueltas a la habitación de mi peque. De momento, no he ido a ninguna tienda física pero sí he ojeado fotos, artículos, post, catálogos, tiendas on line, etc. intentando definir en mi mente un esbozo de lo que quiero. Por ahora, tengo bastante claras unas cosas y nada otras, pero quiero compartir algunas de las fotos que van llenando mi nueva carpeta.


















21.3.08

Tirones y nuevos instintos

Empiezo mi 2º trimestre y con él los síntomas dan paso a nuevos cambios en mí. Por un lado, las naúseas y vómitos han dejado de perseguirme para dejarme disfrutar de la energía, el descanso y la alegría. Y no es que antes no estuviera feliz -que siempre lo he estado- lo que pasa es que cuando una tiene mal cuerpo un día tras otro, el mundo tiene un ligero tono grisaceo. En esta etapa que estoy viviendo, no son tanto los cambios físicos como los emocionales o, mejor dicho, como un nuevo descubrimiento de mi misma. Cierto es que noto cositas nuevas como son los tironcitos de piel. Cada noche mi barriguita empieza a experimentar pequeños tirones y ligeros estiramientos por aquí y por allá y, claro, esto deriva en un pancita que va creciendo poquíto a poco. Por otro lado, el instinto y las inspiraciones van emergiendo. He de decir que, aún hoy, soy incapaz de comprar algo de ropita para mi retoño pero ya es un gran paso mirar muebles, no? Y que estoy ilusionada y como loca por empezar a ver cambios en SU habitación. Esto me recuerda a una conversación hace un par de semanas con mi marido. “Hay que pintar la habitación antes de que nazca el bebe” –le digo. “Vale, cuando vuelva la pintaré y, de paso, las demás” –me dice. Como ya lo conozco le respondo que “yo, mientras la del bebe esté pronto para empezar a organizarla, lo demás me da más igual. Aunque si está todo pintado ya, pues mejor”. Hay un ligero y breve silencio en el que sé que el pobre piensa todo lo que se le viene encima. Entonces, y con cara de no entender mucho me dice: “si el bebé aún no va a dormir ni a utilizarla, ¿por qué no puede seguir siendo la habitación de invitados?”. Esto me hizo mucha gracia, incluso me pareció hasta tierno. Y es que sé que para él está siendo todo un poco rápido y, a veces, difícil, y lo entiendo. Pero poco a poco va asimilando las cosas y procesando los cambios que están sucediendo y que sucederán. Por ahora estoy muy feliz con nuestro embarazo porque está muy ilusionado y se implica mucho en todo. Me hace sentirme muy querida y protegida, cosa que agradezco enormemente ya que nuestro bebé lo está notando y yo deseo que ame a su padre desde ya, tanto como su papá lo ama sin conocerlo. Pero esto es un tema importante y muy especial que da para otro largo escrito…El caso es que la chica ex-universitaria, recien casada, aventurera y despreocupada, está dando paso a una mami valiente y tranquila a la que empiezan a preocuparle cosas como que la ropa huela a hogar.

Bonito recordatorio

Esto es algo que recibí hace bastante tiempo en un powerpoint y guardé en el fondo de mi ordenador. El otro día lo encontré por casualidad y, aunque puede que muchas de vosotras ya lo conozcais, es algo que me parece importante y bonito para compartir.

EL UNICO DEFECTO EN LA MUJER
"Para cuando Dios hizo a la mujer, ya estaba en su sexto día de trabajo de horas extras. Un ángel apareció y le dijo: "Por qué pones tanto tiempo en esta?". Y El Señor contestó: "Has visto mi Hoja de Especificaciones para ella?". Debe ser completamente lavable, pero no ser de plástico, tener más de 200 piezas movibles, todas reponibles y ser capaz de funcionar con una dieta de cualquier cosa y sobras, tener un regazo que pueda acomodar cuatro niños al mismo tiempo, tener un beso que pueda curar desde una rodilla raspada hasta un corazón roto - y lo hará todo con solamente dos manos". El ángel se maravilló de los requisitos. "Solamente dos manos.... Imposible! ". "Y, ¿éste es solamente el modelo estándar? Es demasiado trabajo para un día...Espera hasta mañana para terminarla." No lo haré, protestó el Señor. Estoy tan cerca de terminar esta creación que es favorita de Mi propio corazón. Ella ya se cura sola cuando está enferma y puede trabajar días de 18 horas." El ángel se acercó más y tocó a la mujer. "Pero la has hecho tan suave, Señor..." "Es suave" dijo Dios "pero la he hecho también fuerte. No tienes idea de lo que puede aguantar o lograr". "¿Será capaz de pensar?" preguntó el ángel. Dios contestó: "No solamente será capaz de pensar sino que razonar y de negociar". El ángel entonces notó algo y alargando la mano tocó la mejilla de la mujer...."Señor, parece que este modelo tiene una fuga... te dije que estabas tratando de poner demasiadas cosas en ella". "Eso no es ninguna fuga... es una lágrima" lo corrigió El Señor. "¿Para qué es la lágrima?" preguntó el ángel. Y Dios dijo: "Las lágrimas son su manera de expresar su dicha, su pena, su desengaño, su amor, su soledad, su sufrimiento, y su orgullo." Esto impresionó mucho al ángel "Eres un genio, Señor, pensaste en todo. La mujer es verdaderamente maravillosa" "¡Lo es! La mujer tiene fuerzas que maravillan a los hombres. Aguantan dificultades, llevan grandes cargas, pero tienen felicidad, amor y dicha. Sonríen cuando quieren gritar, cantan cuando quieren llorar, lloran cuando están felices y ríen cuando están nerviosas. Luchan por lo que creen. Se enfrentan a la injusticia. No aceptan "no" por respuesta cuando ellas creen que hay una solución mejor. Se privan para que su familia pueda tener. Van al médico con una amiga que tiene miedo de ir. Aman incondicionalmente. Lloran cuando sus hijos triunfan y se alegran cuando sus amistades consiguen premios. Son felices cuando escuchan sobre un nacimiento o una boda. Su corazón se rompe cuando muere una amiga. Sufren con la pérdida de un ser querido, sin embargo son fuertes cuando piensan que ya no hay más fuerza. Saben que un beso y un abrazo pueden ayudar a curar un corazón roto. La mujer viene en todos tamaños, en todos colores y en todas figuras. El corazón de las mujeres es lo que mantiene moviéndose al mundo. Traen dicha y esperanza. Tienen compasión e ideales. Dan apoyo moral a su familia y amistades. Las mujeres tienen cosas vitales qué decir y todo para dar. Sin embargo, hay un defecto en la mujer: Y ES QUE SE OLVIDA CUANTO VALE".

29.2.08

La dieta: mi gran drama

Y es que en el embarazo es muy importante seguir una alimentación equilibrada y sana peeero... no somos enfermas! A veces me da la sensación de que algunas personas se obsesionan tanto que se olvidan de eso. Ahora que mi apetito ha crecido bastante y que necesito comer muchas más veces al día, ¿no creeis que es importante disfrutar con ello? Porque es algo bien importante. Bastante te fastidian los primeros sintomas como para hacertelo más dificil. Porque cuando no te quedas totalmente dormida son las naúseas, cuando no los gases, la ansiedad o las molestias de no se que olor,.. uff! Y eso sin decir uno de los peores momentos para mi, aquel de "tengo muchísimo hambre pero no me apetece nada de lo que tengo en casa".
Así que, ya que de por si tiene sus complicaciones, hay que ayudarnos a hacerlo un poco fácil, digo yo. Nosotras nos cuidamos y hacemos lo posible por comer sano y variado pensando SIEMPRE en nuestro bebecito (que, al fin y al cabo, es lo que tenemos casi las 24h del día en la cabeza) pero en medio de todo eso, un caprichito nos endulza más la vida.

4.2.08

Antojo de pelis

Como no podía ser de otra manera, son muchas las veces que pienso cosas como "mmm... una paella a la leña me la comería yo ahora más agusto..." o "esos macarrones del otro día, quien los pillara" o "¡ahora necesito un trozo de pan con tomate y pavo!", etc. Pero desde hace unos días no son solo antojos de comida lo que tengo: me apetece muchísimo ver películas que traten del embarazo o que alguna de las protagonistas este embarazada. He visto un par pero la verdad es que ese tipo de pelis no abunda (que yo sepa, al menos).
Hoy mi marido me ha llevado a ver "Juno" (gracias a mi insistencia) y, la verdad, es que nos ha parecido tierna y divertida a los dos. Está claro que queda lejos de ser mi historia, pero ver lo que me está pasando en la pantalla grande y en otra persona, es algo especial. También para él, que me ha dicho que quiere ver más pelis así porque le hacen mucho bien.
Así que nada, aquí estoy en una investigación profunda sobre películas que tranten de esto, aunque, de momento, sin resultado. Espero encontrar algo y compartirlo aquí o, si alguien sabe de alguna, ¡que no dude en decirmelo!

1.2.08

El papi

¡¡Hoy estamos de fiesta porque el papá cumple añitos!! Así que aprovecharé para hablar un poquito de él. Antes de tener el retraso, él ya intuía que yo podría estar embarazada y me lo decía. Cuando ya lo tuvimos claro, empezó a cuidarme aún más. Se preocupa por mi alimentación, por mi descanso, por mi humor, por mis molestias, me dice cada día lo mucho que me quiere, lo guapa que estoy, toca mi barriguita y habla con ella, me hace regalos, ... ¡Es un cielo! Siempre me ha cuidado mucho, en eso tengo mucha suerte, pero desde que estoy esperando al bebé, me lleva en bandeja. Un día, cuando volvió a casa, me dijo: "cierra los ojos... sorpresa!" y me trajo un par de regalitos. ¡¡Pero que guapo es!! y desde aquí (como se que lo lee de vez en cuando) aprovecho para decirle que cada día estoy más enamorada de él y que me siento muy afortunada de que vayamos a ser papis. ¡Muaaaaaaaaa!



31.1.08

Pequeños grandes cambios

Quedarse embarazada es una gran aventura en la que, desde dentro de ti, todo empieza a cambiar y envuelven en un espiral de cambios a todos los que están a tu alrededor.
Hasta hace un par de semanas, cada sensación era muy rara para mi pero me voy acostumbrando. Las primeras semanas notaba casi todo el día una sensación de tirantez y agujetas en el estómago. A mi marido se lo explicaba diciendole "es como si acabara de hacer 50 abdominales". A las naúseas y las cosas que me producen malestar también parece que les he pillado un poco el truquillo, aunque a veces pueden conmigo. Lo del descanso tambíen lo llevo un poco mejor, como estoy llevando un embarazo muy tranquilito, suelo tener algo más de energía que al principio. El pecho, un punto clave. Ahora es enorme y ¡me encanta! pero suuuuper sensible. Cualquier roce puede hacerme rabiar de dolor. Pensaba que tendría que esperar un poco para empezar a comprarme ropa de embarazadita (incluyendo la interior) pero creo que lo adelantaré un poco porque los sujetadores ya me molestan bastante. Me presionan y no voy nada cómoda. ¿Los leggins? todos los tengo con unos buenos tijeretazos a los lados... jajajaja.. y eso que solo voy por mi 8ª semana. ¡¡Miedo me da el 5º mes!!
Pero no solo hay cambios físicos, todo en tu vida se va adaptando y eso a veces produce un poco de shock. El otro día fui a comprar unos regalos al Corte Inglés, mientras subía las escaleras mecánicas y pasaba planta por planta, llegué a la de "Ropa interior y ropa para niños". Toda valiente fui. Empecé a pasar pasillos de ropa para nenes de 9 años, despues de 7, de 5, de 3, ... y al fondo estaba la de bebé. Mientras andaba, cuando estaba a punto de llegar, topé con una especie de tarima llena de zapatitos diminutos. Frené en secó, respiré hondo y me giré. No pude ir. Y es que soñarlo es muy fácil pero la realidad es diferente. Supongo que la faceta de mami es algo que cuesta más de asimilar que unas simples naúseas matutinas.

29.1.08

Hormonitis

Bueno, los últimos días ya estoy mejor. Parece que le voy pillando el truco a esto del estómago revuelto. Peeero, hay otro tema clave en el embarazo: las hormonas. Se pasan el tiempo jugándote malas pasadas. Todas las emociones las tienes tan a flor de piel que, aunque a veces sea incómodo o muy irritante, cuando disfrutas de algo es maravilloso. El corazón se abre con mucha más facilidad y cualquier palabra puede hacerte llorar de felicidad durante media hora. Aunque también tiene la parte más difícil: si tenías algo de paciencia ahora hazte a la idea de que se agotó.

24.1.08

Las tan famosas naúseas

El típico síntoma que sale en tooodas las películas, ¿verdad?
Antes de quedarme embarazada, si me encontraba mal, pensaba: "si este malestar fuera por estar embarazada, estaría super feliz". Ya. Eso decía, inocente de mi.
Mis primeras semanas han sido buenas, muy cansada, pero sin ningún sintoma pesado. Pero esta última está siendo todo un reto. Cada mujer tiene sus trucos: "toma un plátano cuando te levantes", "ponte un plato de frutos secos en la mesita", "por la mañana no bebas líquido con el estómago vacío", "come aún acostada", etc. Pero, chicas, cada embarazo es diferente. Las he probado y en mí no funcionan todas por igual.
Después de unos días en los que las naúseas y el malestar me amargaban la vida, encontré un pequeño truco que me hace sentirme mejor: comer todo el día. Cada dos horas como, no siempre la misma cantidad por supuesto. Y por la mañana, antes de levantarme de la cama, me acuesto de lado hacia mi derecha y me como unas cuantas galletas tranquilamente. Si, eso me va bien. Pero esta noche han vuelto a venir mis amiguitas, las naúseas, a verme. Bueno, si es de vez en cuando no pasa nada. Mientras estoy tirada en el sofá, pensando "ay, ay, ay... q mal, q mal", me acaricio la barriguita y eso me recuerda que todo esto es por mi pequeñín. Entonces sonrio y me digo "paciencia, el malestar pasará pronto".

Primeras semanas de vida

La comadrona me dijo que estoy de 7 semanas, lo que quiere decir que mi pequeña lentejita tiene 5 semanas de vida. 5 semanas que están siendo una locura total: hormonas que suben, hormonas que bajan, naúseas que vienen, naúseas que van, risas, lágrimas, cansancio, hambre, ... Mi mente y mi cuerpo están sumidos en un pequeño caos. Mi pequeño caos. El bendito caos que está formando a mi bebé.